jueves, 25 de marzo de 2010

Inspiración

Según el diccionario:Efecto de sentir el escritor, el orador o el artista el singular y eficaz estímulo que le hace producir espontáneamente y como sin esfuerzo.

Me acuerdo que ayer un amigo la mecionó mientras hablabamos por msn y tube que taprme la boca para no ponerme a escribir como loca.

El caso es que la inspiración me parece muy importante. A mí, que escribo bastantes cosas en cualquier situación e imagino miles y miles de cosas a cada instante, sin inspiración me parece una montaña totalemnte vertical escribir.

Que escriba mucho no significa que esté todo el tiempo inspirada, es más, la mayor parte de mis escritos son alucinantemente malos. O al menos, a mí mis cosas no me gustan. Quzás yo soy demasiado crítica conmigo misma porque son mis obras o quizás, lo más probable, son una reverdenda porquería.

Teniendo en cuenta mi trayectoría se diría que mal mal no escribo. Bueno, aunque yo misma diga que no me gusta lo que escribo, en realidad sí me gusta. Me voy a explicar. Me gusta lo que he escrito pero no la forma de contarlo. Creo que es porque busco una perfecta armonía entre la historia y el ambiente.

Me gusta mucho sentirme especial mientras leo tanto mis historias como las de los demás. Me gusta sentir que la única en el mundo, sentir como me envuelve una bruma negra que me sumerge realmente dentro de la historia. Estar junto a los personajes, snetir lo mismo que ellos y ver lo mismo que ellos. básicamente, mi mente pide a gritos una hipnosis total cuando lee.

Creo que la sensación que busco sólo la he conseguido en dos ocasiones dignas de nombrar.

La primera fue el año pasado. Me puse la música de Kamelot, más concretamente turné las tres canciones que sabía traducir correctamente, Don't Cry, Karma y Love you to Death. También abrí un documento de LaTex en Vim y lo preparé para escribir, normalemnte suelo preferir el lápiz y el papel, pero aquella noche quise probar a escribirlo directamente. Después cerré los ojos, respiré, extendí las manos sobre el teclado y empecé a escribir lo primero que se me pasaba a por la cabeza. Lo curioso es que yo no sabía qlo que estaba escribiendo, me sorprendí mucho al terminar el realto y ver que enlazado unas ideas muy bonita de una forma no del todo mala. Al final moría todo el mundo, pero eso eran daños colaterales, yo estaba muy feliz al ver mis logros.

La segunda vez ha sido hoy. Tenía ganas de escribir, de pintar, de sentirme libre, pero era clase de matemáticas y para colmo el profesor tiene una lesión y no ha venido, así que nos ha tocado pasar la hora con la aburrida de la sustituta de inglés de 1º. Al final, después de intentar dibujar un mar embrabecido, un desierto en clama y unos tejados, me he decantado por otra de mis tipicas cruces, esta vez, sola en el centro del papel e iluminada por una pequeña pero brillante luna. Después de dibujarla, como todavía quedaba tiempo para que acabaran las clases, pues me he dedicado a desesperarme hasta que se me ha ocurrido que podía escribirle algo por detrás. He titulado Cross al relato y he comenzado a escribir y todo se ha puesto negro a mi alrededor, estaba yo sola en el mundo, no se oía nada, solo estaba yo, escribiendo, relatando la función de la cruz. Al terminar todo se ha vuelto a iluminar. Pero la inspiración estaba escondida destrás de cada suave trazo con el boli sobre el papel.

Para resumir todo, si eres un artista, no importa a que campo del arte te dediques, o un científico, tampoco importa a que campo de la ciencia te dediques, nunca dejes escapar la inspiración, porque como artista te puede aportar una obra magnífica pero como científico te puede dar la salvación de la humanidad o su destrucción.