domingo, 25 de octubre de 2009

Halloween, cuenta atrás

Bien, veamos por donde comenzar esta historia. Sí, ahora haré una cuenta atrás de los días que quedan hasta Halloween. Un poco aburrido pero así cuelgo un par de fotos que qería subir.

Para mí el día de Halloween nunca había sido nada importante, al menos no nada del otro mundo. Siempre esperaba que llegara la tarde-noche del 31 de octubre porque era fiesta, no había clase al día siguiente en el instituto o en el colegio, dependiendo del año.

La noche de las brujas, la noche en que se abren las puertas entre nuestro mundo y el más allá. Nunca antes me lo había planteado así. Las fiestas de disfraces, el pedir de puerta en puerta caramelos y las calabazas con linternas, todo tiene un sentido. Voy a contarlo como una historia por partes. Hoy empieza un poco de la introducción.

El día de Halloween viene de una antigua tradicón celta, una fiesta conocida como Samhin. En esta fiesta se celebraba el fin de las cosechas celtas y el año nuevo celta, que comenzaba en la estación oscura. Creían que este día, la línea entre este mundo y el otro, se estrechaban, permitiendo a espíritus benévolos y malévolos, atravesarla. Se honraba a los ancestros, y se auyentaba a los espíritus malignos. Parece ser que los disfraces eran para evitar ser dañados por espíritus malignos ya que simulaban uno de ellos. En Samhain también era un momento para hacer balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para el invierno. Las hogueras también desempeñaron un papel importante en las festividades. Todos los otros fuegos se apagaba y en cada hogar se encendía una hoguera en la chimenea. Los huesos de los animales sacrificados se lanzaban a la hoguera.

Próxima entrada, más.