sábado, 14 de agosto de 2010

Mi verano

Bueno, mi verano está siendo intenso.

En Irlanda me fue bien. Hice amigos muy importantes de los que me habría gustado no separarme. Ha sido un viaje lleno de experiencias. He aprendido a orientarme mejor, ya al menos no me pierdo en mi propia ciudad, se coger un autobus, se lo que es almorzar un bocadillo en el colegio, ir andando desde casa a la parada del autobus escolar.

Las clases, aluciantes, he aprendido más en un mes que un año. Siempre había algo nuevo en todo, una clasificación o algo que repasar, algo que reforzar, o algo que entender, y simplmente algún tema de conversación grupal que salía de los ejercicios y todos comentabamos con el profesor, en inglés, claro.

Con la gente, no sé, mencionar a mis amigos, Alex, que venía conmigo desde aquí, Juan, que por suerte también es de aquí. Noe, Soni, Sofía, de Cantabria, John del País Vasco, María Hernáez, Alicia (mi Alice, Alyson) de Madrid, Laura y Clara, de Badajoz, Laura de Sevilla, Carlos, también de aquí, Álvaro, de Málaga, Jose Miguel, de Córdoba, Simone, Veronica, Lyvia, Amaranta de Italia, Rodrigo de Talavera de la reina y el otro Rodrigo, el pequeñín monoso, que no recuerdo de donde era.

También gente a la que me hubiera concer algo más de otros países, mención especial a Arthur y David. Arthur, que ahora que hemos hablado por facebook y lo conozco mejor, es un chico Geek, que me cae estupendamente y con el que tengo tema de conversación para rato. Y como no, David, que lo he conocido mejor ahora y se ha convertido en un muy buen amigo digno de confianza, una lastima que se fuera de allí pensando que estaba loca, pero bueno.

Después de volver, he vuelto a ver a mis amigos de siempre, la gente que tanto he echado de menos. He vuelto a salir con ellos, a frecuentar mis lugares de siempre en mi ciudad, todo ha vuelto a ser normal.

Este año, salgo más con mis amigos, aprovechando que una de ellas se marcha del colegio, nos vemos lo más que podemos.

El año que viene, muchas cosas van a cambiar, pero no me importa realmente ahora. La libertad que nos da el verano, las experiencias, como mi viaje, es tiempo de disfrutar el momento, de vivir a tope y como queremos estos meses, porque, el futuro, augura gris, ir a clase, mientras al menos tengamos ocasión de salir de una rutina, debemos difrutar el momento y esforzarnos por no despediciar un solo minuto, haciendo aquello que queramos, porque por fin el tiempo es nuestro.